¿Son perjudiciales los cigarrillos electrónicos? March 18 2015

¿Son perjudiciales los cigarrillos electrónicos?

Los cigarrillos electrónicos son un producto relativamente nuevo, y como tales hay todavía muchas incógnitas por resolver. Durante los años 2012 y 2013 hubo un boom y muchas empresas se decidieron a comercializar este producto de una manera masiva y sin tener ningún conocimiento sobre él. A medida que fueron avanzando los meses no pararon de salir noticias en contra del cigarrillo electrónico para intentar hundir el mercado. Estas noticias provenían principalmente de las grandes empresas tabacaleras, que veían como este producto les quitaba una buena cuota de mercado. También había una falta de legislación que los regulase. Como no se sabía a ciencia cierta si eran perjudiciales o no, el gobierno se curó en salud y prohibió su uso en lugares públicos.

Hasta el día de hoy, han sido muchos los informes y estudios que han aparecido, hablando sobre los efectos de los cigarrillos electrónicos. La mayoría de ellos han llegado a la conclusión de que no está nada claro que sean perjudiciales para la salud del vapeador ni para la gente que lo rodea (fumadores pasivos). Si hacemos un acto de reflexión, nos daremos cuenta que es muy complicado saber sus efectos a día de hoy. Tendrán que pasar varios años para poder afirmar con rotundidad si sus efectos son algo dañinos o no, una vez se hayan estudiado casos de personas que hayan vapeado durante un largo periodo de tiempo. Se necesita una muestra amplia y durante un largo espacio de tiempo para poder evaluar sus efectos.

Lo que si podemos afirmar claramente es que los cigarrillos electrónicos son mucho menos dañinos que los cigarrillos tradicionales. En primer lugar porque los componentes del e-líquido son sustancias naturales y en segundo lugar porque no existe ninguna combustión. En los cigarrillos tradicionales hay una combustión en la que el fumador inhala parte del humo del papel quemado donde se encuentra entre otras sustancias alquitrán.

Se ha demostrado claramente que los cigarrillos tradicionales son muy perjudiciales para la salud: provocan cáncer, obstruyen las arterias, etc.

Cuando vapeamos solo inhalamos vapor, no inhalamos todas las sustancias tan perjudiciales que contienen los cigarrillos tradicionales.

Además los cigarrillos electrónicos nos permiten dejar de fumar. Ha habido gran cantidad de fumadores que ha utilizado este producto para dejar de fumar, lo que no ocurre con los cigarrillos tradicionales. Al poder elegir el nivel de nicotina, hace que el cigarrillo electrónico sea un instrumento perfecto para dejar el tabaco. Podemos empezar con una dosis fuerte de nicotina (18 o 24mg) e ir bajando progresivamente hasta vapear con un nivel 0. Una vez consigamos vapear sin ingerir nicotina, ya no dependeremos del tabaco y podremos dejarlo definitivamente. Gracias a que el cigarrillo electrónico simula el acto de fumar y unido a que podemos ir bajando de manera gradual sus niveles de nicotina, podemos conseguir dejar el tabaco definitivamente.

En resumen, podríamos decir que los cigarrillos electrónicos tienen un potencial enorme y que son un instrumento muy válido para dejar de fumar y mucho más sanos que los cigarrillos tradicionales. Solo dentro de unos años, con estudios a largo plazo en nuestras manos, podremos afirmar al 100% que no tienen ningún efecto negativo sobre nuestro organismo.

 

efectos cigarrillos electronicos